HISTORIA DE NORMANDÍA

 

Durante el paleolítico, es decir el primer periodo de la prehistoria, el hombre ya se pasea por el bosque normando y bebe en sus ríos. Los abrigos sobre las peñas durante el neolítico (hace unos cinco mil años) lo demuestran. Los habitantes de la región domestican cabras, cerdos, equinos, y se lanzan sobretodo en la “erección” de enormes piedras que luego se llamarán piedras plantadas, gravas gargantuescas, todavía tan misteriosas, generalmente se piensa que estas piedras son sepulturas.
Durante la edad de bronce, los ocupantes del suelo se convierten en especialistas en la fusión del cobre y del estaño.
Después de los Celtas venidos de Europa Central, la región se pone gala. Los Galos forman tribus: Veliocasses en el Vexin, Lexiviens en Lisieux, Eburovices en Evreux, etc.
Los galos, buenos labradores y buenos soldados, tienen un temperamento indisciplinado y turbulento y carecen de cohesión, por eso los legionarios de César no tuvieron dificultades para dominar la región.
Nuestros aficionados a la cerveza y a la charcutería (que ya tiene buena reputación) se dejaron civilizar por los Romanos, durante al menos cuatro siglos: las rutas derechas y rectilíneas, bordeadas con árboles, tomaron el lugar de los caminos galos, trazados a merced de la imaginación; se construyeron templos y termas, los romanos se organizaron, los galos cambiaron e incluso se adaptaron al latín.
Luego los invasores se sucedieron: Francos, Sajones, Alanos, y muchas otras tribus invadieron por turno la Galia romana.


El famoso drakkar de los Vikingos

Hasta el día cuando, en 820, los campesinos de la bahía del Sena divisaron unos diez extraños barcos, llamados Snekkar o Korr por los hombres del Norte, o Drakkar, debido al animal esculpido en la proa y en la popa, que era en realidad un dragón.
En estas enormes barcas, que se movían con soltura, con remos o con velas, cabían a veces hasta cincuenta hombres, así como animales. Jurando por Thor y Odin, los alegres vikingos saquearon, violaron y masacraron hasta el año 911, cuando se firmó el famoso tratado de Saint-Clair-sur-Epte, entre el rey franco Carlos el Simple y Rollon, o Rolf, jefe de los Northmen. Es verdad que las incursiones reiteradas habían convencido al rey Carlos.


Guillermo el Conquistador

El 14 de octubre de 1066, Guillermo el conquistador ganó la batalla de Hastings. Los herederos de Guillermo se llamarán Plantagenêts, un nombre bucólicon, y reinaron sobre Normandía e Inglaterra.
En 1189, Ricardo Corazón de León ciñó la doble corona. A lo largo de su vida, luchó contra Felipe Augusto, que miraba a la bella Normandía con concupiscencia. Para proteger esta región, construyó en 1197 sobre una peña que dominaba el Sena la fortaleza de Château Gaillard – tres enormes torres talladas en la roca y rodeadas por un pozo.
Los reyes franceses no dejaron de envidiar la bella Normandía, y trataron por todos los medios de anexarla, sea con la violencia, sea con varias astucias. En 1315, Luis X el Hutin hizo redactar la Carta Normanda en la cual les prometió numerosas cosas, entre las cuales hacer del tribunal de Ruán un tribunal de cuentas y un tribunal de justicia soberano. Los Normandos eran convencidos de que habían ganado pero en realidad, la época acabó de cambiar. La Normandía de los Vikingos ya no existe, una nueva era de paz y de prosperidad empieza.

Pero los periodos de paz nunca duran mucho tiempo, Ingleses y Franceses guerrearon alegremente durante cien años. Juana de arco se convirtió en una Santa, fue quemada en la hoguera en Ruán, en la plaza del Vieux Marché, el 30 de marzo de 1431. Una Santa para ciertas personas, una bruja para otras, parece que, gracias a ella, el desgraciado rey de Francia cobró ánimo, y entró en Ruán el 10 de noviembre de 1449 en plan de vencedor.


Juana de Arco en la hoguera

Desde 1530, le Reforma se difundió en Normandía, son numerosos los que siguieron el ejemplo de Luther y Calvin. La provincia no pudo evitar la guerra civil, en el nombre de Dios, y por luego tuvo dos Parlamentos, un protestante en Caen y un pertenente a la Liga ultra-católica en Ruán.
Así, el 14 de marzo de 1590, Henri IV y su chapeo empenachado vencieron a la Liga del duque de Guise durante la famosa batalla de Ivry.

En abril de 1608, Champlain y Dupont-Gravé partieron de Honfleur y llegaron en junio a Tadoussac. Los Normandos, al crear Québec, desempeñaron un papel importante en la población de Nueva Francia.
Sesenta años después, el ruanes Roger Cavelier de la Salle descubrió Ohio y Mississippi.


Samuel de Champlain y Roger Cavelier de la Salle

En 1685, después de la revocación del edicto de Nantes pro el Rey Sol, decimocuarto de este nombre, numerosos Normandos se exilaron en Países Bajos, Inglaterra y Prusia (cerca de 80 000) Llevaron sus bienes y sus competencias.
1786, Luis XVI visitó Normandía, y fue recibido con entusiasmo por toda la provincia. Sin embargo, tres años después, en 1789, los Normandos marcharon sobre Versailles para buscar al rey.
1790 en Beaumoncel, finca de Camembert, Marie Harel, aconsejada por un obispo refractario procedente de Brie, inventó el famoso camembert.
1793, Charlotte Corday, procedente de Caen, va a Paris, calle des Cordeliers. Somos en julio, fue un baño de sangre para Marat.

Napoleón Bonaparte hizo con Normandía lo que hizo con otras regiones, es decir obligar a los hombres, a partir de sus veinte años, a sentar plaza en su gran armada, requisar caballos y bovinos para alimentar a sus Grognards, por consiguiente privar la provincia de sus fuerzas vivas.
El bloqueo de 1811, impuesto por los Ingleses a Francia, paralizó los puertos y asfixió el comercio: la actividad se redujo, la provincia se empobreció.


Claude Monet, oriundo de Le Havre, se instaló definitivamente en 1883, a Giverny, donde pintó “Les Nymphéas”. Los labradores, que no le apreciaron mucho, le alquilaban las hacinas que quería pintar, y Monet tuvo que pagar un derecho de pasaje para atravesar sus campos. Para acercarse de su amigo Monet, Georges Clémenceau compró en 1908 un pequeño castillo en Bernouville.
Los paisajes de Normandía también tuvieron influencia sobre Jean-François Millet así como Turner, Bonington, Daubigny, Corot, Jongkind y Boudin.


Claude Monet, Marcel Proust y Guy de Maupassant

No se deja de saldo la literatura, con Alphonse Allais, humorista de Honfleur.
Marcel proust pasó todos sus veranos, entre 1907 y 1914, en el Grand Hotel, donde se desarrolla su novela “A la sombra de las muchachas en flor”.
Guy de Maupassant, nacido en Fécamp, se inspiró en su provincia para crear los principales temas y personajes de sus novelas, notablemente Bola de sebo en 1880.

En 1856, Gustave Flaubert se inspiró en un suceso ocurrido en el pueblo de Ry (Yonville l’Abbaye) para escribir su novela Madame Bovary.
El compositor Eric Satie nació en 1866 en Honfleur, calle de la Sirena.

Junio de 1944, después de 4 años de ocupación nazi, las tropas aliadas desembarcaron en Normandía para liberar Europa del yugo fascista. Los Normandos sufrieron mucho para volver a encontrar la libertad: ciudades arrasadas, campo devastado por la US Air Force y la Royal Air Force (las estrategias militares provocaron la muerte de más de 3 000 habitantes de Le Havre).


Utah Beach y el Memorial de Caen

El Memorial de Caen es el testigo de esta última página guerrera de la historia de Normandía:
A lo largo de los siglos, siempre quedó alguien, sin duda, en los pueblos para ver, en el camino, pasar el invasor de cada guerra: Vikingos rojizos, leudes de Guillermo cubiertos de mallas, arqueros ingleses con casacas rojas, hombres de armas de Dunois, jinetes de Philippe Auguste y de Ricardo Corazón de León, hugonotes de Montgomery, miembros de la Liga de Mayenne, Gascones de Henri IV, chuanes de Frotté, Prusianos de 1870. Como éstos, los Alemanes hoy en día sólo pasarán, pisoteando la cosecha. Tras ellos, siempre habrá Normandos para sembrar de nuevo el trigo.

Diario de guerra del Dr. Soubiran.

 

Volver a la página principal